Herpes Genital



Es una enfermedad contagiosa bastante frecuente que provoca ampollas en los genitales o alrededor de ellos. Cuando las ampollas se revientan, causan mucho dolor, un poco como un ulcero.

Este tipo de herpes se transmite normalmente al contacto con los órganos sexuales de una persona infectada. Bien que la enfermedad se pase habitualmente de una persona a otra al contacto de las lesiones abiertas, se puede transmitir aún cuando éstas no son visibles.

A veces, tarda meses antes de que una persona infectada consulte su médico y sepa que porta el virus. La mayoría de los herpes genitales son causados por un virus simple de tipo 1 (HSV 1) o de tipo 2 (HSV 2).

  

 



Sin embargo, la mayoría de los casos son engendrados por el HSV 2. Todavía no se encontró ningún tratamiento para curar definitivamente el herpes genital, pero existen medicamentos que reducen su frecuencia.

Si está embarazada y piensa estar contaminada por el herpes genital, es primordial avisar a su médico. Las consecuencias para su hijo pueden ser peligrosas; si el virus se transmite al bebé, puede nacer ciego, tener problemas de desarrollo cerebral y la infección puede provocar hasta la muerte. Por precaución, si el herpes está activo al momento que da a luz, el doctor practicará una cesárea.

|

Comentarios

Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar